La alcaldesa de Bogotá, Claudia López quien ha sido fuerte crítica sobre el abuso durante enfrentamientos por parte de los civiles y los policías durante las protestas, también se ha disulpado en varias ocasiones con los jóvenes que han visto oprimidos sus D.D.H.H por parte de quienes tienen mayor ventaja por armamento y protección política.

“Es inaceptable en cualquier democracia que sus ciudadanos, en particular jóvenes, salgan a marchar en las calles y pierdan la vida. Una protesta social no le puede costar la vida a 40 de sus ciudadanos” sentenció López.

Igualmente, la alcaldesa ha exhortado a la Policía Nacional y Metropolitana cesar on el uso de armamento con balas de goma, que na dejado a unos 33 jóvenes en todo el país gravemente lesionados; algunos han perdido la vista.

“Y ha habido, muy dolorosamente, también 16 intentos de homicidio contra policías de nuestra ciudad. Y a mí me duele mucho verlos confrontarse de noche y tener que recorrer en la mañana los hospitales para descubrir que son los mismos jóvenes. Igual de pobres, igual de humildes, con los mismos sueños. Solo que unos son estudiantes marchando en las calles y otros son policías”.

A pesar de que “el abuso policial” sigue siendo una de las premisas que mantienen a los colombianos en la calle, y que expone al país en las primeras planas de los medios de comunicación internacionales, el presidente Duque ordenó el despliegue total de la fuerza pública para retomar el orden público y evitar más hechos vandálicos y violentos.

No obstante, la alcaldesa se ha mantenido firme ante su desición de no militarizar Bogotá, ya que considera la protesta como un derecho democrático que no tiene porque significar la pérdida de vidas en su ejercicio.  Esta desiión la ha puesto de primera en las ríticas de otros líderes que aseguran, está evadiendo su responsabilidad ante la ola de violencia que los paros nacionales han acarreado desde hace 33 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.